Actividad

Club H

El concepto de justicia en la obra de Camilo José Cela

Fecha y hora:

Fecha

jueves, 20 junio 2024

Hora

15:00 - 16:30

Ubicación

COAM
c/Hortaleza 63

Inscripción

Para inscribirte resulta impresicindible ser miembro del Club H.

¿Aún no eres miembro?

Explora nuestras membresías. Hazte miembro del club para poder inscribirte en todas las actividades del Club H y beneficiate de todas sus ventajas.

Ya soy miembro

Si cuentas con una membresía activa del Club H, por favor, inicia sesión para poder inscribirte en esta actividad.

Si tu empresa es miembro de Fide, ponte en contacto con nosotros.

Detalles

El concepto de justicia en la obra de Camilo José Cela. De “La familia de Pascual Duarte” a “El asesinato del perdedor”, un viaje entre el destino, la libertad y la ley humana

En la obra de Camilo José Cela encontramos una personal visión del hombre, del mundo y de Dios, y descendiendo a concepciones más precisas, encontramos su particular visión de la vida, de la libertad, del destino o de la justicia. Durante sesenta años de ininterrumpida labor de articulista, novelista, poeta, dramaturgo, Cela ha ido dejando testimonio escrito de eso que sin reservas teóricas es su pensamiento. No es un pensamiento elaborado sistemáticamente (como casi ninguno en la historia de la filosofía), pero sí cuajado al borde o al límite del precipicio existencial al que se vio abocado desde muy pronto y de cuya peligrosidad fue plenamente consciente también desde muy temprano.

Si en Cela cabe decantar un pensamiento propio, en el sentido de personal, nacido de su carácter, de su circunstancia biográfica, de su memoria, de su experiencia, éste hunde sus raíces en la generación del 98, de la que se siente heredero directo. Unamuno, Baroja, Azorín, Ganivet, Valle-Inclán, Maeztu, los Machado, incluso Ortega, Menéndez Pidal o Marañón, de la generación siguiente, generación “cumulativa” respecto a la anterior, transida pues de noventayochismo, son, entre otros, nombres omnipresentes en artículos, ensayos breves, prólogos y conferencias, que Cela va produciendo durante tantos años de entrega exclusiva al trabajo literario.

Para Cela, la forma civilizada de la crueldad es la justicia, aunque ese refinamiento antes que humanizarla la deshumaniza. Cela no cree en la justicia humana; desde sus más tempranas producciones, por ejemplo el cuento “Marcelo Brito”, de 1941, o la propia “La familia de Pascual Duarte”, de 1942, pasando por “Oficio de Tinieblas” hasta “Mazurca para dos muertos”, Cela abomina de los hombres que se arrogan la misión, que a veces creen sagrada, de juzgar y condenar. En “El asesinato del perdedor” la rabia de Cela alcanza el paroxismo, puesto que sobre el débil, ya perdedor y derrotado por el mal naipe de su destino, se ejerce la forma más vil de ensañamiento, aquella que se hace en nombre de una justicia entendida como respeto al orden moral, a la buena conducta, al poder mismo de legisladores y jueces. Pero es que en una sociedad inspirada en esta concepción de la justicia cualquier ciudadano, que ha de aspirar por su propia condición a la ejemplaridad y a la defensa del orden establecido, se convierte en juez, en juez o en delator, que es otra forma de la misma intención.

Intervinientes

Ponentes

Compárte esta actividad

Facebook
X
LinkedIn
WhatsApp
Email