Noticias

Club H

SIN TIEMPO QUE PERDER 

Resumen

Es una excelente novedad para ampliar la conversación a esas disciplinas y modos de mirar la realidad que en apariencia no sirven para nada, pero, como dijo también Steiner, “son la forma más alta de la actividad humana”. Un club de esa naturaleza es algo que se debe crear sin más tiempo que perder.

Encerradas las instituciones en un mundo de burbujas sin apenas conexión, siempre percibí en FIDE, y como yo otros muchos que han participado en sus foros, en su vida civil, intensa, simpática y dinámica, un lugar en el que poder hablar de todo, desde cualquier posición, siempre con la ambición de buscar una verdad en la que confluyan diferentes disciplinas y puntos de vista. El mundo, como señala Steiner en una célebre conferencia sobre las humanidades, ha hecho de la enseñanza más alta un lugar donde se practica una corrección política asustada. En ese contexto, otros ámbitos han tomado el relevo y han abierto espacios donde se debaten cuestiones de actualidad urgente, en los que se encuentran los profesionales de la ciencia, los del derecho, la sociología, las disciplinas técnicas o el periodismo, con la visión de las humanidades, hoy cada vez más presentes en el desarrollo de innovación de nuestro tiempo.  

Es curioso cómo mientras se reduce al mínimo la enseñanza de los clásicos griegos y romanos, de los padres de la democracia, la filosofía o el teatro, los nuevos desarrollos tecnológicos, la inteligencia artificial o la neurociencia buscan contratar a filósofos y filólogos, conscientes de que hay una reflexión inmortal que nació en Grecia y que no caduca con los avances científicos, más bien al contrario. Recuerdo que en los primeros años en FIDE, gracias al impulso siempre entusiasta y cargado de energía de Cristina Jiménez, armamos un libro con pintura de Montesol y textos y fotografías de quien firma este artículo. Eran entrevistas con profesionales del Derecho y de la Ciencia en las que se reflexionaba sobre la necesidad de adaptar nuestras leyes a los nuevos avances de la técnica. Libro Fide: Pintar la Justicia – Fundacion Fide (thinkfide.com) 

Científicos como Pedro Barreno advertían en aquellas páginas de Pintar la Justicia de cómo el concepto jurídico de muerte estaba ya obsoleto por los resultados de una unidad de investigación del Pentágono (ARPA), que había conseguido mantener cuerpos de soldados con heridas incompatibles con la vida, a temperaturas muy bajas, con el objetivo, logrado, de reparar sus órganos y devolverles la vida. Vimos también como los desarrollos en la técnica de los trasplantes o el coche autónomo obligaba, ya en aquel tiempo, a disponer de herramientas jurídicas que establecieran la responsabilidad cuando son las máquinas las que deciden. Fue un trabajo revelador, en el que surgieron necesidades urgentes de adaptar nuestra administración pública, pero también de abrir el diálogo entre el poder legislativo y la sociedad, para romper los monólogos institucionales en los que navegan los parlamentos, el de la nación y los autonómicos, incapaces de tener una mirada de largo plazo que prepare a la sociedad para los grandes cambios que están sucediendo en nuestro entorno.  

FIDE ha sido un lugar que ha servido al mundo de la empresa, al de la justicia, a los profesionales, como un punto de encuentro en el que tratar los grandes temas de nuestro tiempo sin la presión demagógica que hierve en la opinión pública, sin la necesidad de pensar en el cortoplacismo del voto, sin la esclavitud de las encuestas, sin el juicio cancelador de la corrección política. Un lugar donde se practica la osadía, y la vida civilizada sin temor. La noticia del impulso en su seno de un Club de Humanidades es una excelente novedad para ampliar la conversación a esas disciplinas y modos de mirar la realidad que en apariencia no sirven para nada, pero, como dijo también Steiner, “son la forma más alta de la actividad humana”. Un club de esa naturaleza es algo que se debe crear sin más tiempo que perder. De esa idea solo podemos esperar un beneficio para nuestra vida social y para todos los profesionales que la disfruten.  

Alfredo Urdaci 

Periodista 

Artículos relacionados

Cuando el humanismo es una fiesta

Generará relaciones fructíferas, debates y diálogos valiosos, reflexiones gratificantes, aprendizajes esclarecedores… En su afán abarcador de intereses humanistas, ayudará al desarrollo personal de los miembros.

Leer »

Una lanza por la historia

Cualquier comunidad humana, sea Europa, España o Andalucía difícilmente sobrevive si sus raíces (históricas) no se hallan bien asentadas en la profundidad de su pasado

Leer »

Dignificando al ser humano

Necesitamos un giro copernicano que nos lleve hacia el conocimiento de los seres humanos y a elevar su condición humana hacia la dignidad humana. Sabemos

Leer »

Vidas Paralelas

No somos, ni nunca fuimos, sólo profesionales por lo que estos nuevos ámbitos de conversación y relación nos ha permitido conocernos de forma más integral,

Leer »

Presentamos el nuevo Club H

Nuestra visión para este club es continuar explorando y profundizando en nuestros debates, manteniendo viva la pasión por las humanidades que compartimos e ir sumando

Leer »

Yo pisaré las calles nuevamente

Explora la compleja historia de la “experiencia chilena” a través de la vida y legado del presidente Salvador Allende examinando las narrativas políticas y económicas

Leer »