Noticias

Club de Jóvenes Fide

Testimonio Javier Cepeda Morras

Extracto

Cuando no se llega a aprobar la oposición hay un sentimiento de frustración que hay que superar, y para ello es muy importante la ayuda externa

Me considero un gran defensor del sistema de las oposiciones como sistema para acceder a cualquiera de los altos cuerpos de la Administración del Estado -central, autonómica o local-. No solo porque creo que es el sistema que mejor casa con el principio de igualdad, mérito y capacidad, sino también por la gran preparación que da al opositor, en beneficio de la función pública y el suyo propio.

En una ocasión pude escuchar de un egregio catedrático de administrativo decir que en España hay muy buenos juristas gracias al sistema de oposiciones. Y a mí siempre me gusta decir sin desmerecer a los post – grados que la preparación de una buena oposición durante tres o cuatro años es más completa que cualquier máster que se pueda cursar.

Mi experiencia como opositor es buena, no solo porque finalmente aprobé la oposición, sino porque incluso, y, quizás aquí la memoria selectiva funciona muy bien, tengo buen recuerdo de los casi seis años que estuve opositando.

Posteriormente fui preparador durante varios años y siempre insistía a los opositores que, aun cuando no se aprobara la oposición, el bagaje de los tres, cuatro o cinco años que preparasen siempre lo llevarían consigo. Tenía gran valor para su vida profesional por cuanto el nivel de preparación y conocimiento necesario para trabajar en el mundo de la abogacía es muy exigente.

Es cierto, y por eso creo que el club de opositores con talento es una magnifica idea. Cuando no se llega a aprobar la oposición hay un sentimiento de frustración que hay que superar, y para ello es muy importante la ayuda externa. Y la otra realidad es que durante los años que se prepara la oposición se abandonan las skills necesarias para la vida profesional, tales como idiomas -en algunos casos-, tecnología o materias concretas que no están dentro del ámbito de ese temario, como puede ser contabilidad. Todas ellas necesarias para la ejercer en el ámbito de la abogacía pero que no se estudian en los temarios de las oposiciones jurídicas.

En definitiva, creo que el club de opositores con talento viene a cubrir un hueco vital y que va a ayudar mucho a los opositores, pero también a las organizaciones, despachos, asesorías jurídicas a beneficiarse de tanto talento que está ahí y que solo hay que sacarle provecho.


Javier Cepeda

Responsable Global de los SSJJ del negocio Renovable y coordinación países CORE en Iberdrola. Miembro del Comité de coordinación del Club de Opositores con Talento.

Artículos relacionados