Noticias

Club H

Vidas Paralelas

Resumen

No somos, ni nunca fuimos, sólo profesionales por lo que estos nuevos ámbitos de conversación y relación nos ha permitido conocernos de forma más integral, en todas nuestras dimensiones

Tomo prestada la célebre expresión de Plutarco referida a quienes, como, supuestamente, Alejandro Magno y César (en lo que, por cierto, disiento) tuvieron vidas que presentaban semejanzas relevantes hasta el punto de convertirlas en auténticas “vidas paralelas” para darle un sentido distinto: el de aquellas experiencias vitales, no necesariamente conectadas entre sí (aunque a veces sí lo estén) pero que están protagonizadas por una misma persona.

Mi admirado (por tantos motivos) Francisco Sosa Wagner lo ha descrito de forma admirable en su reciente libro “Los bohemios que hablaban alemán” al decir: “para mí, la vida satisfactoria es la que se desarrolla en varios escenarios, como en el teatro o en el circo, donde hay varias pistas en las que pueden pasar cosas complementarias o contradictorias”.

En mi caso, dedico la mayor parte de mis días a una actividad profesional muy gratificante, como es el desarrollo de mi rol global en KPMG, lo que me permite viajar por el mundo, tener contacto frecuente con otras geografías y culturas, y, sobre todo, con personas mucho más inteligentes que yo, lo que siempre es un privilegio.

Ese trabajo, al margen de su vertiente comercial, tiene también un componente intelectual indiscutible, que me obliga a mantenerme actualizado a través de la lectura de libros y publicaciones y me ha permitido, recientemente, publicar un libro sobre mis reflexiones personales a propósito de la evolución de la regulación bancaria en los últimos quince años.

Lógicamente, a esa tarea profesional, que tomó el relevo de la anteriormente desarrollada en la Abogacía del Estado, en distintos altos cargos de la Administración o en la Asociación Española de Banca, se une el ámbito más personal y familiar, al que recientemente se ha añadido un nuevo actor, Atom, nuestro perro, al que adoptamos hace cinco años y que cada vez demanda más tiempo, atención y cariño.

Pero el auténtico objeto de estas líneas es mi reciente, y creciente, actividad literaria, en la que, por cierto, FIDE tiene mucho que ver, por cuanto se inició, precisamente, con un relato corto publicado en 2018, al que siguió otro en el año 2022.

Fue sólo el comienzo. La pandemia, y el confinamiento, que tuvieron efectos tan terribles, tuvo una consecuencia evidente: durante muchos meses no pude viajar, ni en el contexto profesional ni en el familiar, lo que me proporcionó un tiempo del que habitualmente no dispongo.

Al margen de leer y releer como hacía tiempo que no lo hacía, aquellos meses me permitieron escribir, por este orden, una obra de teatro (Varsovia 1939), que se estrenó en Madrid al año siguiente, una novela, La pequeña Librería de Stefan Zweig y puso los cimientos de otra (A orillas del Rubicón).

Existe también un hilo conductor común a casi todas estas obras: la editorial Almuzara, a la que debo, y lo personalizo en Manuel Pimentel, una confianza y una relación que sigue dando frutos muy venturosos hoy en día.

Cuando empecé esta andadura literaria, tuve el temor de que no fuera entendida por la firma en la que trabajo y por mis clientes.

La experiencia de estos años es exactamente la contraria. KPMG, en la persona de sus presidentes sucesivos, se mostró desde el primer momento muy comprensiva con esta “segunda actividad” y gozo de una libertad creativa que debo reconocer y que, como ellos bien saben, valoro mucho.

En cuanto a mis clientes, al igual que con muchos otros profesionales con los que trabajo en el día a día, la experiencia no ha podido ser mejor. La actividad literaria me ha permitido tener con ellos conversaciones que nunca había tenido, descubrir gustos y aficiones comunes (o no) que han alumbrado intercambios muy gratificantes y creo que la calidad de nuestras relaciones, y también su profundidad, ha mejorado extraordinariamente.

No somos, ni nunca fuimos, sólo profesionales por lo que estos nuevos ámbitos de conversación y relación nos han permitido conocernos de forma más integral, en todas nuestras dimensiones y esto ha sido, con diferencia, lo mejor de esta experiencia.

Por esto (al margen de algún detalle no menor) cuando alguien me pregunta si dejaré mi presente actividad profesional u otra que pudiera sustituirla para dedicarme de lleno a la actividad literaria, mi respuesta rotunda es que la felicidad, o, al menos, mi felicidad, se encuentra en esta dualidad y que, por tanto, haré lo posible por no abandonarla, puesto que las distintas actividades me proporcionan experiencias y relaciones enriquecedoras y mutuamente beneficiosas.

Y es que, como un buen amigo suele decir, “en el deporte y en la cultura la única forma de ser feliz es mantenerse como aficionado (amateur)”.

Pues eso.

Gracias a FIDE y a todos los que han hecho posible este sueño que todavía continua.

Francisco Uría

Socio responsable del sector de banca y mercados de capital en KPMG. Abogado del Estado. Excedente, doctor en derecho y escritor muy aficionado

Artículos relacionados

Cuando el humanismo es una fiesta

Generará relaciones fructíferas, debates y diálogos valiosos, reflexiones gratificantes, aprendizajes esclarecedores… En su afán abarcador de intereses humanistas, ayudará al desarrollo personal de los miembros.

Leer »

Una lanza por la historia

Cualquier comunidad humana, sea Europa, España o Andalucía difícilmente sobrevive si sus raíces (históricas) no se hallan bien asentadas en la profundidad de su pasado

Leer »

SIN TIEMPO QUE PERDER 

Es una excelente novedad para ampliar la conversación a esas disciplinas y modos de mirar la realidad que en apariencia no sirven para nada, pero,

Leer »

Dignificando al ser humano

Necesitamos un giro copernicano que nos lleve hacia el conocimiento de los seres humanos y a elevar su condición humana hacia la dignidad humana. Sabemos

Leer »

Presentamos el nuevo Club H

Nuestra visión para este club es continuar explorando y profundizando en nuestros debates, manteniendo viva la pasión por las humanidades que compartimos e ir sumando

Leer »

Yo pisaré las calles nuevamente

Explora la compleja historia de la “experiencia chilena” a través de la vida y legado del presidente Salvador Allende examinando las narrativas políticas y económicas

Leer »